Aumentan las infecciones por 'Clostridium difficile' en Europa pero unas 39.000 anuales quedan sin diagnosticar

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -
   La incidencia de las infecciones por la bacteria 'Clostridium difficile' (CDI), que provoca inflamación del colon, diarrea y en algunos casos la muerte, ha aumentado en los últimos años en Europa, pasando de los 4,12 casos por cada 10.000 días de estancia hospitalaria de 2008 a los 7,9 de 2012-2013, según los resultados de un estudio europeo que muestra que, a pesar de este incremento, más de 39.000 casos quedan sin diagnosticar cada año.
   El estudio 'Euclid', que se ha presentado en el marco del 24 Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas celebrado en Barcelona, cuenta con datos de 482 hospitales europeos y muestra como en solo un día se quedan sin diagnosticar una media de 109 infecciones debido a una falta de sospecha clínica o prueba de laboratorio inadecuada.
   Coordinando por la Universidad de Leeds, Reino Unido, y financiado con el apoyo de Astellas Pharma, en él se compararon datos recogidos en dos días independientes, uno en el invierno pasado (de 2012 a 2013) y otro en verano del año pasado, y en ambos casos los hospitales participantes entregaron las muestras fecales no formadas recibidas a los respectivos laboratorios de coordinación nacional (NCL), registrando un total de 7.181 muestras fecales.

   Los resultados muestran como el ribotipo PCR 027 es uno de los más virulentos asociados con esta bacteria y el más común en Europa. Además, los países con las tasas más altas de pruebas para detectar esta bacteria fueron los que tenían las tasas más bajas de esta cepa epidémica.
   "Los países con mayor concienciación posiblemente han podido reducir los brotes de las cepas de 'C. difficile' más virulentas mejorando el diagnóstico inicial de esta infección normalmente asociada al entorno hospitalario", ha reconocido el profesor Mark Wilcox, profesor de Microbiología médica, Leeds Teaching Hospitals y University of Leeds.
   Por otro lado, los datos muestran que las tasas de falsos positivos se redujeron entre los dos días de estudio en los países donde se habían mejorado los procedimientos y métodos de diagnostico. A pesar de esto, más de la mitad de los hospitales aún no utilizan el procedimiento diagnóstico más preciso para detectar la bacteria y más de una quinta parte (21,8 %) de las muestras que resultaron ser positivas no lo habían sido a nivel hospitalario local. Además, los hallazgos revelan que más de la mitad (52,1 %) de los hospitales en Europa solo prueban la CDI previa petición del médico.
   "Las directrices recomiendan realizar las pruebas hospitalarias para la CDI en deposiciones no formadas cuando la diarrea no está clara. Sin embargo, estamos viendo un problema con una falta de sospecha clínica y la falta de pruebas diagnósticas para la CDI", lamentó Wilcox.

0 comentarios :

Publicar un comentario